Resumen de Tramites para Abrir Negocio en Sevilla - Creación y Puesta en Marcha de una Empresa


Poner un negocio en la ciudad puede ser cuestión de unos simples pasos. Si no sabes cómo. Aquí tienes unas pistas

1. Redactar la escritura de constitución de los estatutos

Abrir un negocio hoy es una opción más que interesante como fuente de autoempleo. Pero antes de ponerse a ello hay que tener las cosas muy claras. Más allá de sobre qué va a ser el comercio, la forma jurídica o dónde va a ser radicada, es fundamental conocer los pasos para crear esa empresa. La Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), que cuenta con un servicio de asesoría para emprendedores, resumen todos los pasos para crear una empresa en Sevilla. El primer punto es los estatutos. Toda empresa tiene que contar con unos estatutos por los que regirse. Lo primero es redactarlos.


2. Inscripción del nombre de la empresa

Por muy original que parezca el nombre elegido para la empresa, puede que alguien ya esté funcionando con él. La solución es comprobarlo en el Registro Mercantil, donde por un lado hay que ver que el nombre de la sociedad no coincida con otro y por otro lado, registra el que finalmente se haya elegido. Con un nombre ya asignado, se puede pasar al siguiente punto.


3. Ir al notario

Casi toda actividad de este tipo acaba en el notario antes o después. La constitución de una nueva sociedad no es menos y el tercer paso es hacer escritura pública de la empresa y aprobar ante el funcionario los estatutos redactados. Los gastos suelen ser fijos y están fijados por el colegio notarial.


4. Impuestos y otros pagos

Para montar un negocio hay que pagar impuestos. Antes y durante la actividad económica. El primero al que hay que enfrentarse es el de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Con el modelo 600 que facilita la Agencia Tributaria, asunto resuelto.

5. Inscripción en el Registro Mercantil

Con los Estatutos aprobados, el nombre elegido, elevados a público los documentos en un notario y los impuestos saldados, se está en disposición de inscribir la empresa en el Registro Mercantil. Con este punto acaba la primera parte de la constitución de la sociedad. Pero aún queda la segunda parte: iniciar la actividad, lo que también requiere de papeleo y trámites, que dependerán en gran parte de la naturaleza del negocio.


6. Visita a Hacienda

En la Agencia Tributaria toca ahora obtener el código de identificación fiscal (el CIF). Para ello hay que presentar la Declaración Censal. También hay que darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas y por último, legalizar los Libros Oficiales. Desde la CES recuerdan que las delegaciones de Hacienda tienen todos los documentos y personal que ayuda con estos trámites.


7. En el Ayuntamiento

Este es el punto más variable, puesto que, en función de la naturaleza del negocio y de las necesidades del empresario, harán falta unos u otros permisos. Aquéllos que tienen que ver con la hostelería o con servicios sanitarios deben tener más inspecciones y papeles que si se trata, por ejemplo, de una mercería. Si el local en el que va a estar el comercio necesita obras, habrá que solicitar la autorización correspondiente. Y, dependiendo del tipo de negocio, habrá que hacer una declaración jurada, firmada por un Perito Industrial, sobre las instalaciones del local. El Ayuntamiento de Sevilla cuenta con un servicio de asesoramiento de emprendedores que puede ayudar con estos papeleos: Sevilla Emprendedora.


8. En la administración laboral

Últimos pasos ya para tener la tienda abierta. Solo queda formalizar los contratos de trabajo si los hubiera (en la oficina del Servicio Andaluz de Empleo -SAE- que le corresponda a la sede de la empresa), inscribir a la sociedad en la Seguridad Social, dar de alta en la misma a los trabajadores, declarar la apertura del centro de trabajo (en la dirección provincial de Trabajo y Seguridad Social) y adquirir y sellar el Libro de Visitas. Parecen muchas cosas, pero en realidad van de la mano. Si hay trabajadores, al contratarlos las gestiones de alta suelen hacerse a la vez, por ejemplo.


ABC de Sevilla, 22 febrero 2013