Próxima de apertura de hotel junto al Alcázar de Sevilla

·
La Junta y Urbanismo autorizan un remonte juntLicencia de Apertura Sevillao al Alcázar para un hotel

Una promotora rehabilita una casa de la Plaza de la Alianza para abrir un establecimiento de cuatro estrellas. Adepa critica el aumento de altura justo al lado de un referente del patrimonio de la humanidad.

Urbanismo ha dado el visto bueno a la obra de rehabilitación como hotel de cuatro estrellas de una finca de la Plaza de la Alianza, con la particularidad de que el proyecto urbanístico incluye la construcción de una nueva plata a modo de remonte retranqueado respecto a la línea de fachada. El estado actual de la obra, que promueve la empresa Betrand García Ligero S.L., permite comprobar ya el efecto de esa nueva construcción -actualmente en ladrillo visto- en un edificio que está situado a la misma vera del Real Alcázar. La casa donde se desarrolla la obra está catalogada con el cuarto nivel de protección del vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), representado con la letra D , equivalente al título de Protección parcial en grado segundo. Esta catalogación restringe el tipo de obras que se pueden realizar en el edificio, aunque Urbanismo entiende que el proyecto presentado es viable de acuerdo con la calificación urbanística de la finca, por lo que concedió la correspondiente licencia hace más de un año. Y la Comisión de Patrimonio, organismo dependiente de la Delegación Provincial de Cultura que tutela la conservación del conjunto histórico declarado de la ciudad, también ha otorgado un informe favorable a esta obra.

Una circunstancia evidente y que no pasa por alto para la asociación en defensa del patrimonio, Adepa, es la proximidad del inmueble con el Real Alcázar, un monumento que no sólo cuenta con la máxima protección urbanística sino que forma parte de los edificios de la ciudad considerados patrimonio de la humanidad por la Unesco (junto con la Catedral y el Archivo de Indias). El historiador Joaquín Egea, portavoz de Adepa, considera que las políticas que sigue el actual Ayuntamiento respecto a la conservación del patrimonio histórico de la ciudad son una "continuación" de las aplicadas por el anterior gobierno municipal, así como que la Comisión de Patrimonio de la Junta sería, paradójicamente, "la gran destructora del patrimonio de la ciudad". Egea es tajante: "Estos proyectos demuestran que se están siguiendo los mismos criterios que antes. Antes de las elecciones hablamos con representantes del Partido Popular, les planteamos nuestras peticiones, les hablamos de la necesidad de que cada edificio del conjunto histórico tenga su ficha de protección al objeto de que se sepa qué se puede hacer en cada inmueble, pero se ve que no ha servido de nada".

Respecto al caso concreto del edificio de la Plaza de la Alianza, Egea también es concluyente: "Si antes había dos plantas y ahora se ve ya una tercera, eso se llama especulación se haga donde se haga". El mismo representante de la entidad conservacionista considera que la Administración "no se puede escudar en la necesidad de crear puestos de trabajo y dinamizar el centro de la ciudad para facilitar las iniciativas privadas y avalar estos proyectos junto a un edificio que es patrimonio mundial". A Egea le recuerda este caso al ocurrido recientemente en la antigua Casa de la Moneda, donde se levantó un ático con el pretexto de la existencia previa de unos lavaderos.

Grupos conservacionistas denunciaron el pasado febrero la construcción de un remonte en la Casa de Moneda, cuya portada fue diseñada en el siglo XVIII por el ingeniero flamenco Sebastián Van der Borcht. Una obra llevada a cabo con licencia de la Gerencia de Urbanismo y con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio. Unos permisos que no hacen sino probar, según apuntaron diferentes entidades conservacionistas como Adepa y Ben Baso, que "la Comisión de Patrimonio no hace su trabajo y que la Gerencia da licencias cuando no debe".

De poco ha servido el hecho de que la Casa de la Moneda esté inscrita en su conjunto como Monumento Bien de Interés Cultural en el BOE en abril de 1970, además de tener en la actualidad una custodia específica recogida en el Plan Especial de protección del Conjunto de la Moneda. Los conservacionistas suelen denunciar que en estos casos imperan los "hechos consumados" y no se va más allá de una "multita".


Diario de Sevilla
, 20 agosto 2012.