2.500 negocios menos en Sevilla capital desde 2008

·
La crisis y la falta de crédito bancario eliminan 7.500 negocios de autónomos


La cifra de autónomos ha bajado de 104.895 a 97.399 en los últimos cuatro años, un descenso del 7%. El colectivo lamenta el cierre de las líneas de crédito y que sigan pagando el IVA de facturas que aún no han cobrado, algo que el PP prometió reformar.

Salir adelante como trabajador por cuenta propia en estos tiempos de crisis se ha convertido en toda una proeza. No hay créditos bancarios, el consumo de productos y servicios está bajo mínimo y los impuestos y gastos no dejan de crecer. Con este panorama, no es extraño que las estadísticas registren 7.496 autónomos menos en la provincia de Sevilla que cuando empezó la crisis, en 2008.

Según datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) de Andalucía, hay 97.399 autónomos de Sevilla provincia en la actualidad (junio 2012), lejos de los 104.895 registrados cuatro años atrás, cuando la cifra del gremio alcanzó su mejor momento histórico. Sevilla aguanta algo mejor la crisis. Esta caída del 7,1% es ligeramente más moderada que el descenso del 8,32% registrado en el resto de la comunidad durante este periodo.

"Estamos jodidos, y perdone la expresión. La situación que atravesamos es muy complicada por la falta de crédito, algo generalizado en el país, y agravado con la subida de impuestos planteada ahora por el Gobierno", se queja Isidoro Romero de la Osa, secretario general de UPTA en Andalucía.
Otro gran lamento del gremio es que el Gobierno central ha olvidado la reforma que iba a retrasar el pago del IVA hasta que los autónomos y pymes hayan cobrado efectivamente las facturas emitidas. "Esperábamos esa reforma del régimen del IVA, pero de eso ya no se habla", criticó Romero. La reforma fue prometida por Mariano Rajoy en su discurso de investidura como presidente del Gobierno central, en diciembre de 2011. La medida se iba a incluir en una Ley de Apoyo a Emprendedores que también ha caído en el olvido.

Los autónomos critican que tampoco se desarrolla la Ley andaluza de Trabajo Autónomo, aprobada en diciembre por unanimidad.

A partir de septiembre, los que tributen en módulos tienen que pagar más a Hacienda: del 4 pasa al 5,2 y del 1 al 1,4 en tipo reducido, según la Upta. La mayoría de autónomos tributan en módulos al ser un sistema con trámites más simplificados. Pagan en función de los metros de superficie del establecimiento, tengan o no beneficios.

Romero explica que a partir de septiembre también les retendrán más dinero en el Impuesto de la Renta (IRPF), al pasar del 15% al 19%.
"Nuestras expectativas de que el crédito fluya cada vez son más escasas debido a la situación de endeudamiento del país. Las perspectivas de futuro a corto y medio plazo no son nada halagüeñas. No se ven elementos para aferrarse a la esperanza. Se consume menos y no hay créditos", se lamenta el secretario general de UPTA.

Sobrevivir como sea

Cinco autónomos entrevistados por este periódico ratifican estas quejas. Su angustia común es que no disponen de crédito bancario para sus negocios. Los bancos no les están renovando las líneas de crédito a los autónomos y pymes. Explican que antes les admitían descubiertos en las cuentas y otras facilidades, y ahora les obligan a sustituirlos por préstamos privados con intereses altos y a varios años.

El gremio necesita locales comerciales a precios más asequibles en estos tiempos de crisis. Después de dos ytres años con locales comerciales vacíos, el presidente del Centro Comercial Abierto de Écija relata que sólo al bajar precios en los alquileres, a petición de los comerciantes, se han vuelto a llenar esos locales. Rafael Bellido, presidente de este enclave comercial astigitano, afirma que los 900 euros que se pagaban por locales comerciales antes de la crisis han caído a 300 euros con un contrato a cinco años. En los locales más grandes los 3.000 euros que se llegaban a pagar han bajado a 1.200 euros.

Reducir los gastos al mínimo es otra clave para sobrevivir. Tener un local en propiedad y trabajar en solitario al jubilarse su único empleado fue la opción que eligió Rafael Bellido en su comercio de relojería, joyería y trofeos de Écija.

Los arqueólogos autónomos, como Jacobo Vázquez, que son el 80% de estos profesionales, tienen complicado que les paguen en plazo el trabajo realizado. Muchos se han arruinado porque las administraciones públicas tardaban en pagarles entre seis meses y un año, como mínimo. Para prevenir estos impagos, algunos profesionales están exigiendo en la actualidad cláusulas de cobro: una previsión de fondos al cliente que asegure el pago de un tercio del trabajo nada más acabar la intervención arqueológica.

"La solución es que fluya el crédito y que el Gobierno central reduzca el déficit sin penalizar el consumo, con otras medidas de ahorro público", opina Julio Figueroa, fotógrafo con local comercial propio en la calle Arroyo de Sevilla. Este profesional recalca que el consumo se ha ralentizado a niveles inimaginables "y eso aumenta el pánico del autónomo".

El vendedor de prensa Rafael García Urbano, con un quiosco en San Lorenzo, confirma que el banco le permitía antes descubiertos con la línea de créditos, y ahora le ha obligado a convertirlo en un préstamo privado a 4 años y al 9% de interés.

Los autónomos se quejan de que ya están fritos de impuestos y gastos tengan o no beneficios, y les siguen subiendo impuestos. Los gastos de autónomo rondan los 500 euros al mes sólo en seguro social y en pago a Hacienda por módulos. El gasto sube si se tiene local comercial: alquiler del local, gastos de luz, aire acondicionado, etcétera.

La evolución de los autónomos en Andalucía ha ido igualmente en descenso. Los 509.046 del primer año de la crisis han caído a los 466.685 en la actualidad, en junio de 2012. Eso significa que en estos años han desaparecido más de 42.300 autónomos. En Sevilla capital los 35.667 autónomos de cuatro años atrás se han convertido en 33.130. En cifras absolutas, se han perdido más de 2.500 autónomos en la capital, lo que supone una variación porcentual también del 7,1%, como en la provincia.


El diario de Sevilla, 30 julio 2012.