El Gobierno de Monteseirín incumplía la normativa europea y estatal

·
Más de 3.200 licencias para abri
r negocios esperan en Urbanismo

El Gobierno de Monteseirín incumplía la normativa europea y estatal y había expedientes sin resolver desde 2004


El Ayuntamiento de Sevilla anunció ayer la aprobación, el próximo mes de noviembre, de una ordenanza de concesión de licencias para actividades empresariales, mercantiles e industriales que agilice la normativa vigente, que ha dejado sin tramitar 3.214 expedientes, algunos incluso presentados en 2004.

De este modo, el Gobierno municipal busca adaptar la concesión de expedientes para apertura de negocios a la normativa europea —puesta en marcha en 2006— y a la estatal —en 2009—, que el gobierno de Monteseirín venía incumpliendo desde entonces, a pesar de que en julio de 2010 aprobó una ordenanza en la que facilitaba la apertura de ciertas actividades que tenían la categoría de «no calificadas», es decir, que no tuvieran repercusión en el medio ambiente.

Así, y tal y como señaló el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, con la nueva ordenanza que entrará en vigor «a principios de año», se solucionaría el «grave problema continuamente denunciado» para ejercer una licencia, cuyo plazo mínimo de concesión, hasta ahora, era de ocho meses —llegando incluso a los siete años— y que disminuirá para concederse a los tres meses de su solicitud, como lo obliga la legislación, «con el consiguiente perjuicio para el emprendedor que lo solicita».

Esta «desorganización» del servicio, según Vílchez, teniendo en cuenta el «panorama desolador de paro, donde el Ayuntamiento era una traba y obligaba a huir de Sevilla a muchos emprendedores», se ha reorganizado para resolver alrededor de trescientos expedientes en los tres meses de verano, es decir, el doble de lo que se venía haciendo.

El tiempo en conceder una licencia de apertura con la normativa vigente, y que el anterior Gobierno municipal no fue capaz de resolver, superaba lo establecido para el silencio administrativo —tres meses— y generaba que personas que alquilaban un local en la ciudad por 6.000 u 8.000 euros al mes, no podían abrir su negocio y éstos quebraban antes de ponerse en marcha, ya que el procedimiento obligaba a aportar los documentos, se ponían a la cola y, hasta que un funcionario no lo visaba, no se podía ejercer. Esto se solucionó a la mitad, con la normativa aprobada en julio de 2010, en la que las actividades «no calificadas» podían acogerse a la declaración responsable para obtener una licencia provisional. Sin embargo, el problema seguía existiendo con aquellas que sí tenían que pasar por Medio Ambiente, prueba de ello son las más de 3.200 que estaban a la cola sin resolverse.

Con las nuevas ordenanzas anunciadas por el Ayuntamiento, tanto las denominadas «no calificadas» como las «calificadas» —por ejemplo, un bar, un taller de vehículos...— podrán acogerse a esta declaración de responsabilidad para obtenerla en un plazo mucho más corto. El empresario presentará los documentos en un tipo de formato específico, con una declaración responsable de un técnico y, si cumple ese procedimiento, se analiza inmediatamente y se le concede una licencia provisional. En paralelo, y ya con el permiso para ejercer su actividad, se seguirá un proceso de control para recabar más datos y tendrá una mayor trascendencia el régimen sancionador. «Tenemos que potenciar el control de las actividades y, lógicamente, como contrapartida a esa confianza depositada en el profesional, la responsabilidad exigida será mayor que la que existía antes», afirmó el delegado. El objetivo del Ayuntamiento será «acortar el plazo, sin fijar uno exacto», aunque deberá ser menor de tres meses, intentando optimizarlo de tal forma que pueda llegarse a la situación de Madrid, donde se resuelven expedientes en 15 días.

Los arquitectos, a favor; el PSOE... no

El decano del Colegio de Arquitectos de Sevilla, Ángel Díaz del Río, valoró ayer la puesta en marcha de la nueva ordenanza como «más acorde con la realidad» que la actual. Díaz del Río calificó la última modificación de la ordenanza de 2010 como «malintencionada y no cubría los tramites administrativos establecidos» y que se llevó a cabo «sin consultar a las corporaciones y a las instituciones afectadas», que presentaron «más de un centenar de alegaciones y ninguna fue admitida». Ante esto, Díaz del Río celebra que «esa mala ordenanza, que se vendió con unas prebendas que jamás existieron, haya sido cambiada».

Por su parte, el Grupo Socialista en el Ayuntamiento criticó ayer la nueva normativa porque «no vale todo» y tiene que haber unos «límites claros», establecidos en la «seguridad, salubridad y el derecho al descanso ciudadano». En este sentido, indicó que será «bien recibido» cualquier ordenanza o modificación que agilice el proceso pero que «no todos los negocios pueden estar sujetos a esto por lo que responden los colegios profesionales, porque el responsable último es el Ayuntamiento».

EnlaceEl procedimiento de la nueva normativa

Declaración responsable. El emprendedor o profesional que quiera abrir un negocio deberá presentar los documentos en un formato específico, con una declaración responsable de un técnico. Así, se le concede una licencia provisional para poder ejercer.

Máximo tres meses. El Ayuntamiento facilitará un servicio telemático que, con el citado procedimiento, el expediente se tramitará en menos de tres meses, intentando acortar los plazos siguiendo el modelo de Madrid, donde la licencia se da a los 15 días de su presentación.

Régimen sancionador. Esa licencia provisional requerirá un proceso de control de las actividades y un régimen sancionador mayor que el que existía hasta ahora.


ABC de Sevilla, 11 octubre 2011.