Pabellón de La Madrina. Delegacion municipal de Medio Ambiente Sevilla

·
Una 'botellona' acaba en un fuego en una oficina del Ayuntamiento

Las primeras pesquisas apuntan a que el incendio en las oficinas municipales del pabellón de La Madrina pudo ser intencionado · Las llamas prendieron en un sótano donde se guardaban expedientes ciudadanos

El incendio de la e la Delegación municipal de Medio Ambiente pudo ser provocado por un grupo de jóvenes que realizaban una botellona junto al edificio. A la espera de que los análisis realizados por la Policía Científica lo confirmen de manera oficial en los próximos días, el hecho de que se hallara un contenedor de basura calcinado a unos metros de esta sede municipal y que hubiera múltiples restos de vidrios y botellas en las inmediaciones de la misma ha llevado tanto a los Bomberos como a la Policía a trabajar con la hipótesis de que el fuego pudo ser intencionado.

La teoría con la que trabajan los investigadores en estos primeros momentos es que alguien lanzó un objeto incendiario por las ventanas del sótano del pabellón de La Madrina, donde se ubica la delegación de Medio Ambiente, muy cerca del teatro Lope de Vega y de la zona de ocio nocturno conocida popularmente como el Chile por el nombre de un bar cercano. Los sótanos de este edificio tienen unas ventanas situadas a ras de suelo, que únicamente están protegidas con una reja, por lo que cualquier persona puede acceder a ellas y romperlas lanzando algún objeto desde la calle.

El incendio se originó a las 04:43 de ayer y afectó únicamente al sótano del edificio, donde se ubica el archivo de la delegación de Medio Ambiente. El inmueble estaba cerrado y no había ninguna persona en su interior, por lo que no hubo daños personales. Tanto la hora del fuego como la ausencia de personas en la sede municipal avalan la teoría de que los causantes pudieron ser un grupo de jóvenes que se divertían en los alrededores de este pabellón, donde las noches de jueves, viernes y sábados se concentran numerosas personas a beber.

Fuentes policiales y de los Bomberos explicaron ayer a este periódico que muy cerca del edificio apareció calcinado un recipiente de basura. Desde hace años los Bomberos tienen que realizar numerosas salidas nocturnas para apagar contenedores que grupos de jóvenes queman por pura diversión. De ahí que todo indique a los autores de este fuego también arrojaron algún objeto por las ventanas del sótano, donde ayer por la mañana todavía se podían ver los cristales rotos y los restos de la espuma con la que los Bomberos apagaron las llamas.

La gran cantidad de papeles que había en el sótano provocó que el fuego se propaga con mucha rapidez. Los funcionarios del servicio de extinción estuvieron dos horas y media trabajando en el edificio hasta que el incendio quedó completamente extinguido sobre las siete y cuarto de la mañana. La rápida intervención de los Bomberos y los cuerpos de Policía Local y la Policía Nacional evitó que las llamas causaran más daños en el inmueble.

El Ayuntamiento cerró el edificio y trasladará a los trabajadores a partir del lunes a otra instalación municipal. Todas las personas que tengan que tramitar cualquier expediente podrán hacerlo a través del registro general de la calle Pajaritos. También a partir del lunes una plantilla especial de limpieza se encargará de limpiar todo el edificio. El resto del inmueble no ha sido afectado por las llamas y está intacto, por lo que se podrá desarrollar el trabajo en esta delegación con absoluta normalidad, según destacó el Ayuntamiento de Sevilla en una nota de prensa. Mientras tanto, la Policía Científica sigue analizando el escenario de este incendio para esclarecer definitivamente el origen y confirmar que el fuego no se produjo de manera fortuita.


El Diario de Sevilla, 21 agosto 2010.